PROMESAS Y LÍMITES

PROMESAS Y LÍMITES

MARCOS 9:23,24

¿Cómo que “si puedo”? preguntó Jesús. Todo es posible si uno cree.

Al instante el padre clamó: ¡Sí, creo, pero ayúdame a superar mi incredulidad!

(NTV)

♥ ¿Tiene límites el Poder de Dios?

♥ ¿Hasta dónde llega el Poder de Dios para cumplir sus promesas?

✧ La respuesta es sencilla:

¡¡¡Hasta donde el hombre pueda creer!!!

✧ Lea de nuevo esta frase porque lo que voy a decir a continuación, quizá le suene a herejía: Dios no tiene límites, los límites los colocamos usted y yo.

♥ ¿Por qué, entonces, no vemos sanidades y milagros hoy día?

✧ Porque nos ha faltado fe suficiente para aferrarnos a sus promesas.

✧ Nos acostumbramos a racionalizar demasiado, a tratar de explicar siempre en términos humanamente comprensibles todo lo que ocurre y ese ha sido nuestro mayor obstáculo.

✧ Por esa razón elemental no avanzamos para superar la dimensión material donde todo lo que sucede tiene una explicación científica y no entramos en la dimensión nueva:

✧ La de los milagros y las sanidades.

♥ Antes de llegar a esas nuevas alturas, es necesario superar barreras que nosotros, de manera inconsciente, hemos levantado y que limitan nuestra fe.

1.     LO QUE LA CIENCIA NO PUEDE

LUCAS 14:1-4

Sucedió que un sábado Jesús fue a comer a casa de uno de los jefes de los fariseos. Ellos, que lo estaban espiando, le colocaron delante un hombre enfermo de hidropesía. Jesús, entonces, preguntó a los doctores de la ley y a los fariseos:

–       ¿Está o no está permitido curar en sábado?

Pero ellos no contestaron. Así que Jesús tomó de la mano al enfermo, lo curó y lo despidió. (BLPH).

✧ El desorden orgánico, para algunos irreversible y que se conoce como la hidropesía, es motivo de desánimo para muchos, y para otros, la antesala de una muerte inevitable, el hombre del relato padecía de este mal.

✧ “No se salvará”, comentaban en voz baja algunos de sus conocidos, pero Dios tenía planes diferentes.

2.    CREER CUANDO LOS DEMÁS DUDAN

✧ Si usted padece algún mal y alguien, de los pesimistas que no han de faltar a nuestro alrededor, le dijo que no tenía cura, no le crea. Sí, así como lo lee: ¡No le crea!

✧ ¡Créale a Dios! Si usted tan solo cree en los milagros, Dios obra maravillas.

✧ La Palabra declara que este hombre estaba en el banquete (Vs.2).

♥ ¿Creía el hombre que Jesús podía sanarlo?

✧ Yo me inclino a pensar que si; fue a Él con fe, no se preocupó tanto por la opinión de los demás.

✧ Su deseo era recibir sanidad, entonces buscó a Jesús, al Hijo de Dios, a Aquél que sí puede hacer lo que la ciencia y la medicina no pueden.

3.    LOS OBSTÁCULOS HUMANOS

✧ Impacta la pregunta que formuló Jesús: “¿Está permitido o no sanar en sábado?” (Vs.3). ✧ Con este interrogante retó no solo la fe sino la hipocresía de los presentes.

♥ ¿Por qué ellos no veían milagros?

✧ Porque estaban sujetos a las tradiciones, a los preceptos humanos, a las voces derrotistas que consideraban imposible que Dios manifestara su poder para cumplir lo que promete.

CONCLUSIÓN:

♥ Si se encuentra en esta situación, ya es hora de que salga de esa prisión de incredulidad.

¡¡¡Jesucristo quiere obrar milagros hoy también!!!

♥ Dios quiere seguir moviéndose hoy con sanidad y milagros, Su mano no se ha acortado.

♥ Si usted enfrenta un problema grave o una enfermedad, estoy seguro de que Jesucristo obrará un prodigio en su existencia, si usted puede creer.

♥ La Escritura señala que “Entonces tomó al hombre, lo sanó y lo despidió” (Vs.4b).

♥ La decisión es suya. Nuestro amado Señor no lo obliga, pero si tan solo se dispone a creer, estoy seguro de que verá milagros. Permítame hacer énfasis en algo:

¡¡¡Es necesario Creer, dar un paso de Fe, no Dudar!!!

HEBREOS 10:23

Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos,

porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa. (NTV)

Un Abrazo, Dios te bendiga y te guarde, haga resplandecer su rostro sobre ti,

y tenga de ti misericordia; y permita que prosperes en todas las áreas de tu vida,

y derrame sobre ti muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, Salud

y mucha Prosperidad

Juan Manuel Lamus O.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter