En la vida de todo seguidor de Cristo es significativo conocer la importancia de la oración efectiva a través de los principios bíblicos y  las diferentes clases de oración; debido a que en diversas situaciones no reconocemos que como seres espirituales debemos proveer para el espíritu y no para la carne y en muchas ocasiones somos malos representantes de Cristo en la tierra.

¿Conoce usted la importancia de la oración? ¿Sabe cuáles son las llaves de la oración? ¿Por qué orar? Recuerde que aprender a orar es más importante que aprender cualquier profesión, porque solo el que ora puede representar a Dios en este mundo.

1 Pedro 4:7 “Ya se acerca el fin de todas las cosas. Así que, para orar bien, manténganse sobrios y con la mente despejada.” (NVI)

Es el deseo como Iglesia Cristiana Discipular Del Maestro  que podamos ser usados por Dios poderosamente para cumplir con cada una de las promesas que se encuentran en su palabra,  a fin que usted como seguidor de Cristo lleve una vida de oración y el propósito de Dios sea llevado acabo aquí en la tierra.


 

Orar, un secreto maravilloso con respuesta permanente

Aquí tenemos una enseñanza más de nuestro Señor Jesucristo sobre la oración. Poco antes de partir Jesús para los cielos, les dijo a sus discípulos: «En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo». (Juan 16:33b).

Cuando de una manera sincera nos aferramos a nuestro amado Señor y reflexionamos en lo que es la oración y lo que ella produce, la cultivaremos como un estilo de vida. Cuando nuestro pensamiento capte esta verdad y se sienta libre para creerlo, las palabras y enseñanzas de Jesús serán semillas vivas que estarán germinando, dando fruto en nuestra vida diaria. Entonces muchos lo verán y anhelarán poseer esa riqueza. Tenemos que mostrar al mundo que la verdad de Dios, es la única que satisface la necesidad del ser humano.

Cuántos piden y piden pero no reciben. ¿La razón? No saben cómo pedir. El secreto de recibir lo que se quiere, es orar y creer.

Cuando usted entra en esta sintonía con la oración, va a descubrir que nuestro Padre Dios, goza y se deleita bendiciéndonos, concediéndonos lo que pidamos de acuerdo con su voluntad.

No piense: “algún día Dios me dará lo que necesito”; crea que hoy mismo Él puede hacerlo. Él está interesado aún en el detalle más mínimo de su vida; porque Dios quiere que todos sus hijos reciban respuesta a sus pedidos. Tenga fe para creer que Papá Dios oirá sus oraciones, serán realizados los deseos de su corazón, y mucho más, siempre y cuando lo que pidamos sea su voluntad


 

Declaraciones con poder

«Mi carne y mi corazón desfallecen; más la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre». Salmo 73:26

Hoy en día abundan los que desfallecen, pero, ¡qué pocos buscan la salida para levantarse de sus conflictos! En tiempos como estos, todos necesitamos un lugar de refugio donde estar seguros.

La presencia del Dios viviente es nuestra mayor seguridad, Él es quien nos anima y nos fortalece cada día. Quienes hemos aprendido a correr a su refugio para encontrarnos con Él, por medio de la oración, somos testigos de cuánta paz hemos obtenido para nuestro necesitado corazón.

El gozo y los beneficios de una vida que busca a Dios, se disfrutan ahora y eternamente, generación tras generación. Tal como lo dice el rey David: «Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte». (Salmo 16:5).

La presencia y el cuidado de Dios despejan de nuestra mente los imposibles y los temores, porque la esperanza y la confianza en Dios, sobrepasan el temor y sufrimiento en toda persona que ha hecho de Dios su roca fuerte y su seguridad.

Cuando acudimos a Dios, en medio del sufrimiento, de la inseguridad, dolor, desamparo, y derramamos nuestro corazón delante de Él, sin duda alguna, nos levantamos victoriosos. Dios siempre nos sacará airosos en tiempos de lucha. En los momentos difíciles podemos recibir la ayuda, y consuelo de Dios, Él es la porción diaria que necesitamos para ser fuertes.

Please follow and like us:
Follow by Email
Instagram