ADORAR

ADORAR

LUCAS 4:8 Jesús le respondió:

  • Las Escrituras dicen: “Adora al Señor tu Dios y sírvele únicamente a Él”. (NTV)

JUAN 4:24 Pues Dios es Espíritu, por eso todos los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad. (NTV)

Este tiempo de Navidad, es un tiempo perfecto para adorar al Señor.

Por muchos años he escuchado decir en las reuniones de algunas congregaciones cristianas, lo siguiente: “Muy bien ya hemos terminado nuestro tiempo de adoración a Dios, y ahora vayamos a lo más importante de la reunión…”, dando a entender como si ese tiempo hubiera sido un relleno en vez de ser algo vital para la vida cristiana, aunque tampoco debe ser el centro de la reunión, pues lo principal es predicar la Palabra.

¡¡¡La Adoración en Espíritu y en Verdad, es el camino para

llegar a la Presencia de Dios, es el lugar donde puedo tener

con el Señor momentos de profunda y sagrada intimidad!!!

Debemos buscar adorarle en espíritu y en verdad:

  1. En Espíritu. El clímax de la adoración es estar en el secreto de Dios, lugar donde el Señor nos ministra fuerzas, aliento y dirección para la vida. Muchos cristianos cantan bellas canciones, pero jamás han sido enseñados ni han practicado una verdadera adoración en espíritu que llegue al Trono de Dios.
  • En Verdad. Por cierto, debemos entender que la verdadera adoración es mucho más que cantar. Ella implica una entrega absoluta y rendición a los pies del Señor. Algunos creen que es suficiente el servir a Dios con sus dones como una manera de adoración. Es por eso por lo que el pasaje que estudiamos hoy nos da el equilibrio necesario entre la adoración y el servicio hacia Dios. Primero viene la adoración al Señor, luego el servicio al Señor adorado.

En este mes de Navidad, aparte tiempo cada día en la intimidad de su hogar para tener un encuentro íntimo y real con el Señor, para adorarle en espíritu y en verdad. Allí abra su corazón, póstrese ante su Santa Presencia y experimentará algo nuevo y sobrenatural, prometido para todos los que buscan de veras al Señor.

CONFESIÓN DE FE:

EN ESTE TIEMPO DE NAVIDAD, DECIDO ADORAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS ANTES DE EMPRENDER LAS ACTIVIDADES O FESTEJOS DE CADA DÍA, PROCURANDO MANTENER MI ADORACIÓN EN ESPÍRITU Y EN VERDAD COMO UN ENCUENTRO PERMANENTE CON SU PRESENCIA.

ORACIÓN:

Padre Celestial, El Elyon, Altísimo Señor (Génesis 14:18). Mi amado Dios y Señor, Tú, el Dios Altísimo, eres supremamente exaltado en Adoración, Cordero De Dios, mi Señor y Salvador Jesucristo, hoy clamo a Ti para que me ayudes a ir más allá contigo en la adoración. Necesito conocer y disfrutar la intimidad de tu Santa Presencia, renueva mi tiempo de oración, de adoración y alabanza para que no sólo sea de petición sino principalmente para encontrarme a solas contigo para amarte, adorarte y recibir de tu Amor; y saber reconocer que el servirte es otro privilegio que Tú me has dado. Gracias Padre Celestial por permitirme ser tu adorador, un adorador en espíritu y en verdad; he orado en el Poderoso Nombre de Jesús ¡Amén!

Follow by Email
Instagram