COMODIDAD

COMODIDAD

LUCAS 6:38 Den, y recibirán. Lo que den a otros les será devuelto por completo: apretado, sacudido para que haya lugar para más, desbordante y derramado sobre el regazo. La cantidad que den determinará la cantidad que recibirán a cambio. (NTV)

De cómo Dios nos ha dado y como quiere que nosotros demos, en todos los aspectos y en todo momento de nuestra vida, y la Navidad es un buen momento para comenzar a hacerlo, no perdamos la oportunidad.

Un día, un hombre sabio y piadoso clamó al cielo por una respuesta. El hombre aquel encabezaba un grupo de personas preocupadas y sensibles que oraban por la paz del mundo, para lograr que las fronteras no existieran y que toda la gente viviera feliz.

La pregunta que hacían era:

  • ¿Señor cuál es la clave para que el mundo viva en armonía?

Entonces, los cielos se abrieron y después de un magnífico y potente estruendo, la voz de Dios les dijo: ¡¡¡Comodidad!!!

Todas estas personas se miraban entre sí, y estaban sorprendidas y extrañadas de escuchar tal término de la propia voz de Dios. Entonces el hombre sabio y piadoso preguntó de nuevo:

  • ¿Comodidad Señor? ¿Qué quieres decir con eso?

Dios respondió:

La clave para un mundo pleno es: Como di, dad.

Es decir, así como yo les di, dad vosotros a vuestro prójimo.

Como di, dad vosotros fe;

Como di, dad vosotros esperanza;

Como di, dad vosotros caridad;

El Señor nos dice:

¡¡¡Como Yo di, sin límites, sin pensar en nada más que en dar,

dad vosotros al mundo, y el mundo será un paraíso!!!

Entonces, en esta Navidad, y siempre, sigamos la clave de “COMO DI, DAD”; seguramente resultará en beneficio para nuestra propia vida y la de los que nos rodean.

CONFESIÓN DE FE:

SEGUIRÉ EL DERROTERO QUE DIOS ME PROPONE AL DECIRME: “COMO DI, DAD”. PROCURARÉ CON DILIGENCIA Y TODO EL AMOR DE DIOS PUESTO EN MI CORAZÓN, DAR AL MUNDO, ASÍ COMO ÉL DIO, SIN CONDICIÓN ALGUNA Y ABUNDANTEMENTE.

ORACIÓN:

Padre Celestial, Jehová Jireh, el Señor que Provee (Génesis 22:14). Mi amado Dios de amor incondicional y dador por excelencia, gracias quiero darte hoy mi Señor Jesús, porque eres ese magnífico ejemplo de dar sin medida ni condición, pues te diste hasta la muerte por este mundo, por nosotros, y a veces nos olvidamos o queremos menospreciar tu sacrificio. Ayúdame Dios mío, a ser una persona que, como Tú diste, da, que da fe, que da esperanza, que da caridad, pero sobre todas estas cosas ayúdame a ser un hombre que da mucho amor a todo el mundo, con la firme intención de que te conozcan y entonces puedan experimentar como das y así ellos den. Gracias Padre Santo por darnos lo más preciado que tenias, a tu amado Hijo, nuestro Señor y Salvador, Jesucristo; he orado en su Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram