Carrera 27 # 82 - 56 Barrio El Polo, Bogotá

CUMPLIRÁ

CUMPLIRÁ

HECHOS 13:32-34 En cuanto a nosotros, estamos aquí para anunciarles la buena nueva, referente a la promesa que Dios hizo a nuestros antepasados, y que ahora ha cumplido en favor de nosotros, sus hijos, resucitando a Jesús, como está escrito en el salmo segundo:

–      “Tú eres mi hijo; hoy te he engendrado.”

Que Dios lo resucitó triunfante de la muerte, de modo que jamás pueda ya experimentar la corrupción, está así afirmado en la Escritura:

–      “Les cumpliré las firmes promesas que hice a David.” (BLPH)

♥ Nada es seguro en el hombre; en Dios todo lo es, pues Él cumple lo que promete. Fieles son las misericordias de la alianza, como cantó David:

 “Sí, ha hecho un pacto eterno conmigo. Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; Él garantizará mi seguridad y mi éxito”.  (2 SAMUEL 23:5B NTV)

Seguramente el Señor quiso decir que usaría con nosotros de misericordia, pues sus palabras no son vanas y todas sus promesas son verdaderas. Su misericordia en verdad es misericordia y aun cuando la muerte nos impida ver sus efectos, sin embargo, reconoceremos que la Palabra del Señor nunca será desmentida. Estamos ciertos de que Dios concederá las promesas hechas a todos los hijos del pacto; cada uno de los elegidos de Dios recibirá a su tiempo la gracia prometida, ellas son “firmes a toda simiente”, desde la más pequeña hasta la más grande.

Estamos ciertos de que el Señor continuará prodigando sus misericordias a su pueblo. Él no da para después quitar, lo que concede es garantía de dones más espléndidos, lo que aún no hemos recibido es tan seguro como lo que nos ha dado. Toda duda sobre el particular es injustificada, el Amor, la Palabra y la Fidelidad de Dios son ciertos. De muchas cosas podemos dudar, pero del Señor cantamos:

♥ Pues el Señor es bueno. Su amor inagotable permanece para siempre, y Su fidelidad continúa de generación en generación. (SALMO 100:5 NTV).

CONFESIÓN DE FE:

ESTOY TOTALMENTE CONVENCIDO, Y SEGURO, QUE LA MISERICORDIA DE DIOS SIEMPRE ES FIEL Y SIEMPRE CIERTA. HOY AL RECIBIR ESA MISERICORDIA DIVINA LA EXTIENDO A QUIENES ME RODEAN. EL CUMPLE TODO LO QUE PRMETE EN SU PALABRA.

ORACIÓN:

Padre Celestial, El HaNeeman, Dios Fiel y Misericordioso (Deuteronomio 7:9). Mi amado Jesucristo, Dios y Señor mío, hoy reconozco que Tú eres mi Dios, eres verdaderamente Dios. Eres Dios fiel, quien cumple siempre y sin condición su Palabra, por supuesto, su pacto por mil generaciones y derrama su amor inagotable sobre los que en Ti creemos y en Ti confiamos, sobre los que te amamos y obedecemos tus mandatos. Yo sé que todo lo que Tú, el Todopoderoso, El Shaddai, el Todo suficiente, dices y haces es 100% confiable, eres completamente confiable, eres Dios que promete y cumple lo que promete. Mi Señor y Salvador Jesucristo gracias por ser tan misericordioso conmigo, gracias porque tu misericordia viene a mí cada mañana, es nueva todos los días de mi vida y tus promesas se cumplirán; he orado en tu Poderoso Nombre, Jesús ¡Amén!

Juan Manuel Lamus O.