¡ESTÁ TRABAJANDO!

¡ESTÁ TRABAJANDO!

SALMO 130:3-6 Señor, si Tú no perdonaras nuestros pecados, Señor, ¿quién sobreviviría? Pero Tú perdonas y por eso se te debe respeto. Yo pongo toda mi esperanza en el Señor; todo mi ser espera en Él, confío en su Palabra. Espero en mi Señor como el guardia espera ansiosamente a que amanezca. (PDT)

Dios está trabajando mientras usted espera, sobre este hecho debe estar basada nuestra confianza, que se fundamenta en la atractiva cualidad de su bondad.

Dios quiere que esperemos pacientemente por Su respuesta a nuestra oración, pero también quiere que lo hagamos con expectativa, que tengamos fe, que confiemos que Él escucha y responde. Cuando esperamos con expectativa, le mostramos a Dios que creemos en sus promesas, que creemos que Él va a cumplir Su Palabra.

A Daniel Boone, el famoso pionero, se le preguntó una vez:

  • “¿Te has perdido alguna vez en el bosque?”, él dijo,
  • “No, nunca me he perdido, he estado confuso por semanas, pero nunca me he perdido”.

Algunos de ustedes se podrán sentir confusos justo ahora:

✘ Está desconcertado acerca de su matrimonio: “estoy orando para que mejore, pero no está mejorando en nada”.

✘ Está desconcertado con su carrera: “¿tomaré un ascenso, despido, cambiaré de trabajo?”

✘ Está desconcertado acerca de sus relaciones.

Se podrá sentir impotente y sin esperanza y como que no puede hacer nada por sí mismo para cambiar su situación, se siente desconcertado. ¡No se desanime! ¡No se rinda! ¡Avance! ¡Póngase a orar! Tengo muchas, muchas peticiones en mi vida por las que he orado y que Dios no ha respondido. No sé por qué Dios no ha elegido responder esa oración, y no lo entiendo. Pero he decidido esto:

¡¡¡Ya sea que Dios responda o no esa oración, voy a morir creyendo en sus promesas, porque Dios es un buen Dios, y sabe lo que es mejor, aun cuando yo no lo entienda!!!

Cuando Dios no responde nuestras oraciones, necesitamos recordar un par de verdades muy importantes:

  1. Dios está en control, y nosotros no. Él sabe lo que necesitamos, más de lo que nos imaginamos. No hay montaña tan alta que Él no pueda mover. No hay problema tan grande que no pueda resolver. No hay tristeza tan profunda que no pueda aliviar. Dios es bueno, está en control y tiene un plan.
  2. Dios premia la paciencia. Sea que recibamos respuesta o no, Dios honrará nuestra paciencia. Si no es en este mundo, entonces en la eternidad.

¿Qué espera que Dios haga en su vida? ¿Sus expectativas reflejan Su grandeza?

CONFESIÓN DE FE:

SÉ QUE SERÉ ALENTADO Y FORTALECIDO CUANDO RECONOZCA LAS MANERAS COMO DIOS ESTÁ TRABAJANDO. ASÍ QUE CONFIADO EN ESTO RESISTIRÉ HASTA EL FINAL, Y ASÍ PODRÉ MANTENER UNA PERSPECTIVA AGRADABLE A ÉL.

ORACIÓN:

Padre Nuestro que habitas en el Cielo, Elohim Chaiyim, Dios Viviente (Jeremías 10:10). Mi amado Dios y Señor Jesucristo, sé que estás vivo y trabajando por nosotros desde tu Trono, Tú eres el dador de vida, pues has creado la vida y todo lo que vive, y no has prometido vida eterna y abundante a los que en Ti creemos. Por eso hoy quiero darte gracias porque, aunque no te pueda ver sé que estás trabajando permanentemente en mi vida, sé que eres un Dios en actividad, que no descansas de trabajar para tu creación, para hacer de nosotros, tus hijos, los que en Ti creemos y en Ti confiamos, verdaderos seguidores tuyos, discípulos fuertes y maduros, entonces puedo estar confiado en tus planes y propósitos para mi vida. Gracias, mi amado Señor y Salvador Jesucristo por trabajar en mí; he orado en tu Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram