GRACIA DISPONIBLE

GRACIA DISPONIBLE

1 TIMOTEO 2:1-6 Lo que recomiendo es que, en primer lugar, hagan oraciones por todos; rueguen y supliquen que Dios tenga misericordia de ellos, y denle gracias. Oren en especial por los gobernantes y por todos los que tienen autoridad, para que en paz y sosiego podamos llevar una vida piadosa y digna. Esto es bueno y agrada a Dios, nuestro Salvador, porque Él anhela que todos se salven y conozcan la verdad. Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los seres humanos, Jesucristo hombre. Él dio su vida en rescate por todos. Este es el mensaje que Dios, a su debido tiempo, dio a conocer al mundo. (NBV)

Del poder de la Gracia que hoy sigue disponible para los que se quieran acoger a ella.

¡¡¡Uno de los aspectos del Amor de Dios que más nos enseña humildad es

su deseo de que todos le conozcamos personalmente y seamos salvos!!!

Es lamentable que tantas personas lo ignoren y prefieran dedicar más atención a los amigos, familiares, entretenimientos, deportes, trabajos, etc. Pero la buena noticia es que, no importa cuán distanciados de Él hayamos estado hasta ahora, la puerta sigue abierta para tener una relación con el Padre Celestial.

El pasaje que estudiamos hoy en el versículo 4 dice que Dios “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”. Notemos que el apóstol Pablo no dice que Dios quiere que “algunos” o cierto número de ellos le conozcan. El Señor quiere que todos los habitantes de la Tierra sean salvos. Su deseo es que ninguno perezca; antes bien, Él anhela que toda la humanidad le conozca (2 Pedro 3:9). Y eso lo incluye a usted. Los incrédulos miran algunas veces sus pecados, y dan por sentado que no hay manera alguna de que Dios les perdone, pero la verdad es que, en el momento en que una persona está dispuesta a reconocer su pecado, el Señor está allí para aceptar al pecador como su hijo. No importa lo que usted haya hecho, a quien haya causado daño, o la clase de vida que haya tenido, Dios está listo y dispuesto a perdonarle.

Incluso para quienes hemos sido cristianos desde hace largo tiempo, es una lección de humildad reflexionar en la bondad de Dios.

CONFESIÓN DE FE:

SÉ QUE LA MISMA GRACIA QUE ME SALVÓ ESTÁ DISPONIBLE EN CADA PASO DE MI PEREGRINACIÓN DE FE, POR ESO, CADA DÍA, PUEDO SEGUIR ADELANTE CON LA CERTEZA DE QUE NINGÚN PECADO PODRÁ APARTARME DEL AMOR DE DIOS.

ORACIÓN:

Padre Celestial, El Chanum, Dios lleno de Gracia (Juan 1:16,17). Mi amado Dios y Señor Jesucristo, Tú eres mi Fortaleza, y es por eso por lo cual hoy te pido, hazme ver que puedo estar parado firme ante la tentación o el pecado mismo y no caer, y que los pueda superar todos con esfuerzo y valentía. También te pido, ayúdame con tu Gracia, a enfrentarlos, resolverlos y eliminarlos de mi vida. Hoy te doy gracias, Padre Santo, por los problemas y dificultades que se me presentan cada día, pues se que son retos y oportunidades que me sirven de entrenamiento para enfrentar situaciones, capacitándome para desenvolverme mejor en la vida, incrementando mi fe y fortaleciendo mi carácter, entonces puedo decir que lo único que me basta es tu Gracia. Gracias, mi Dios y Señor Jesús; he orado en tu Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram