Carrera 27 # 82 - 56 Barrio El Polo, Bogotá

LA VICTORIA

LA VICTORIA

1 SAMUEL 17:32-36… 45-47

–       No se preocupe por este filisteo, le dijo David a Saúl. ¡Yo iré a pelear contra él!

–    ¡No seas ridículo! respondió Saúl. ¡No hay forma de que tú puedas pelear contra ese filisteo y ganarle! Eres tan solo un muchacho, y él ha sido un hombre de guerra desde su juventud.

Pero David insistió:

–       He estado cuidando las ovejas y las cabras de mi padre. Cuando un león o un oso viene para robar un cordero del rebaño, yo lo persigo con un palo y rescato el cordero de su boca. Si el animal me ataca, lo tomo de la quijada y lo golpeo hasta matarlo. Lo he hecho con leones y con osos, y lo haré también con este filisteo pagano, ¡porque ha desafiado a los ejércitos del Dios viviente! ¡El mismo Señor que me rescató de las garras del león y del oso me rescatará de este filisteo!

Así que Saúl por fin accedió:

–       Está bien, adelante. ¡Y que el Señor esté contigo!

…David le respondió al filisteo:

–       Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo contra ti en Nombre del Señor de los Ejércitos Celestiales, el Dios de los ejércitos de Israel, a quien tú has desafiado. Hoy el Señor te conquistará, y yo te mataré y te cortaré la cabeza. Y luego daré los cadáveres de tus hombres a las aves y a los animales salvajes, ¡y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel! Todos los que están aquí reunidos sabrán que el Señor rescata a su pueblo, pero no con espada ni con lanza. ¡Esta es la batalla del Señor, y los entregará a ustedes en nuestras manos! (NTV)

♥ De cómo obtener la victoria en las batallas de la vida, cómo apropiarse de ella y cómo vivirla. ¿Alguna vez ha fracasado en algo, por falta de planificación?

Lamentablemente, esto es demasiado común por igual entre creyentes y no creyentes. Si queremos tener la victoria, debemos estar dispuestos a planificar. No siempre es suficiente sentir o pensar que uno es capaz de hacer algo; también debemos demostrar la prudencia de considerar todos los pasos que conducen al logro del objetivo y todos los resultados potenciales que pueden venir después. Entonces tendremos un panorama completo y comenzaremos a ver el asunto desde la perspectiva de nuestro Padre Celestial. Como podemos ver en el pasaje que estudiamos hoy, cuando David se enfrentó al guerrero filisteo Goliat, sabía que la reputación de Dios estaba en juego porque todas las otras naciones iban a estar observando lo que sucedía. El fracaso en esta importante coyuntura habría hecho pensar al mundo que el Dios de Israel no era tan poderoso como se decía. Pero David no solamente entendió la naturaleza del conflicto, sino que entró en la batalla sabiendo cuál sería el resultado. Había sido llamado a derrotar a Goliat y a dar un testimonio irrefutable del poder del Todopoderoso. Y tenía la absoluta confianza de que Dios lo capacitaría para hacer precisamente eso.

Si continúa fracasando en las cosas que se propone lograr, hágase la siguiente pregunta: ¿Estoy considerando todo el asunto, o he perdido la perspectiva?

♥ Si su enfoque es demasiado limitado, entregue el asunto al Señor y permítale que le muestre lo que Él es capaz de llevar a cabo por medio de los esfuerzos que usted haga.

CONFESIÓN DE FE:

YO TENGO UNA FE QUE ME LLEVA A LA VICTORIA, GRACIAS A QUE EN CRISTO TODO LO PUEDO, ENTONCES MANTENDRÉ EL ENFOQUE, PERMITIENDO QUE EL OBRE POR MEDIO DE MIS ESFUERZOS Y MI VALENTÍA.

ORACIÓN:

Padre Celestial, Jehová Nissi, Dios es mi Bandera (Éxodo 17:15). Mi amado Rey y Señor Jesús, Tú eres mi estandarte para la batalla y mi milagro asegurado, pues en medio de las batallas de la vida te puedo ver Alto y Levantado, entonces no hay ningún “Goliat” que me pueda vencer, entonces sé que, si mantengo mis ojos puestos en Ti, con el enfoque correcto y te sigo con perseverancia y sin condiciones, seré milagrosamente victorioso. Por todo esto y mucho más quiero darte gracias hoy, Dios y Señor mío, porque sé que mi pasado, mi presente y mi futuro están en tus poderosas, misericordiosas y sabias manos, ¿en que otro mejor lugar podrían estar? He orado en el Poderoso Nombre de Jesús ¡Amén!

Juan Manuel Lamus O.