LECTURA

LECTURA

1 TIMOTEO 4:13 Hasta que yo llegue, dedícate a leer las Escrituras a la iglesia, y a animar y a enseñarles a los creyentes. (NTV)

2 TIMOTEO 4:13 Cuando vengas, por favor tráeme la capa que dejé en la casa de Carpo, en Troas. También tráeme mis libros, especialmente los escritos en pergamino. (PDT)

¿Está satisfecho con su vida? ¿Cree leer lo suficiente?

Las responsabilidades y tareas que consumen su tiempo, ¿son meras rutinas o un camino hacia la realización personal? Dígame la verdad, ¿se siente un triunfador o detrás de su sonrisa conviven la ansiedad y la frustración?

Cuenta un viajero: “Aprovecho el tiempo que encuentro”, me dijo aquel taxista en Madrid, España. Minutos antes me había llamado la atención ver que cuando el tránsito se detenía frente al semáforo, este buen hombre tomaba un libro, leía unas líneas y luego lo dejaba a su lado para seguir su camino. Pero a las pocas calles volvía a hacer lo mismo. Y así ocurrió, por lo menos, ocho veces más.

Intrigado por el asunto, le pregunté por qué leía de aquella forma tan incómoda.

  • “¿Sabes lo que ocurre?” me respondió sorprendido, como quien sabe que ha sido descubierto, “paso diez horas al día sentado en este taxi, lo que me hace sufrir altos niveles de estrés. ¡Imagínate! No tengo tiempo para nada, sino sólo para trabajar, trabajar y trabajar”. Y agregó:
  • “Meses atrás, en medio de mi cansancio, una idea se cruzó por mi mente. Me dije a mí mismo: ‘¿por qué no hacer algo productivo mientras espero a algún pasajero, o cuando el tránsito no avanza, o en cada momento de espera frente a un semáforo?’ Desde entonces aprovecho cada instante para leer. Hace ocho meses que empecé con esta aventura, y ya me he leído 24 libros completos”.

Qué dosis de optimismo, disciplina y voluntad férrea para crear espacios y aprovecharlos, ¿verdad? Es que la mayoría de nosotros estamos tan preocupados por el tiempo que nos falta, que no logramos vislumbrar las posibilidades que están a nuestro alcance, que están delante de nuestros propios ojos.

Cierto sabio de la antigüedad expresó:

“En mi intento de encontrar la razón de las cosas, yo, el Predicador, he hallado lo siguiente: ¡que todavía no he dado con lo que realmente busco! […] Solamente he encontrado lo siguiente: que Dios hizo perfecto al hombre, pero este se ha complicado la vida». (Eclesiastés 7:27-29)

Piense, descomprímase, reasigne prioridades y hágase el firme propósito

de ver más allá de la montaña de asuntos que le impide

encontrar espacios de realización en su diario trajinar

¡¡¡Lea, la lectura es un alimento esencial para su vida,

especialmente la Palabra de Dios!!!

CONFESIÓN DE FE:

ESTOY CONVENCIDO DE QUE LA LECTURA ES UNA DE LAS MEJORES INVERSIONES EN LA VIDA, ENTONCES INVERTIRÉ MÁS TIEMPO EN ELLA, ESPECIALMENTE EN LA LECTURA CONCIENZUDA Y DISCIPLINADA DE LA BIBLIA, LA PALABRA DE DIOS.

ORACIÓN:

Padre celestial, El Deot, Dios de Todo Conocimiento (1 Samuel 2:3). Dios y Señor nuestro, Jesucristo, sabemos que Tú conoces todo y eres la fuente de todo conocimiento, esto nos lleva a entender que cualquier conocimiento que el hombre tenga, proviene de Ti, y especialmente de tu Palabra. Es por eso por lo que hoy quiero darte gracias por tu Palabra pues, como en ella dice, es vida para los que la hallan y medicina para todo su cuerpo, así que dedicaré más de mi tiempo a la lectura de ella, y lo haré con atención e intención, inclinaré mi oído a tus razones allí expuestas, para entender doctrina y adquirir sabiduría. Gracias Señor Jesús por las maravillosas y múltiples enseñanzas que puedo encontrar en tu Palabra; he orado en tu Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram