LOS OBSTÁCULOS

LOS OBSTÁCULOS

ROMANOS 12:1,2 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que Él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a Él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo. No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. (NTV)

De los obstáculos que nosotros mismos nos ponemos para conocer la voluntad de Dios.

La Biblia nos dice que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta en todo sentido (Vs.2), sin embargo…

Para disfrutar de la vida espiritual en su máxima expresión, necesitamos descubrir los planes de Dios y Sus deseos para nosotros y luego, andar en ellos cada día,

¡¡¡Pero ojo, ciertos obstáculos pueden impedirnos discernir tales propósitos!!!

Aunque podemos reconocer más, hoy veamos los tres principales obstáculos:

  1. La Voluntariedad. Nosotros somos nuestro obstáculo más grande. Nacemos con una naturaleza que desea hacer las cosas a su manera. Para poder obedecer el plan de Dios, tenemos que rendirnos a Él y aceptar su voluntad. Tenemos que decidir cada día dejar que Él gobierne nuestros pensamientos, emociones, familia, trabajo y decisiones. Rendirse a Dios significa la victoria; aferrarnos a nuestras ideas nos hace fracasar.

(1 Corintios 15:57 RVA’15).

  • La Ignorancia de los Principios de Dios. Erramos cuando no sabemos lo que es importante para Dios y lo que hay que evitar. Nuestra mente puede cambiar de lo terrenal a lo espiritual solo con la aplicación constante de la Palabra. Sin la luz de la instrucción bíblica nos desviaremos del plan de Dios (Salmo 119:105 NTV).
  • La Influencia de los demás. La gente tiene un montón de opiniones acerca de lo que debemos hacer y de cómo quiere Dios que nos conduzcamos. A menos que seamos muy cuidadosos, actuaremos para satisfacer a las personas. Entonces terminaremos fuera de la voluntad de Dios, porque ponemos a otros primero que a Él.

Si nos abandonamos al cuidado de Dios, entonces nuestro “yo” será dominado, crecerá nuestra hambre por su Palabra y viviremos para agradarle a Él, no a los hombres.

¿Le ha dado usted el “trono de su vida” al Señor?

CONFESIÓN DE FE:

POR CUANTO PUEDO RECONOCER LA ACCIÓN DE DIOS EN MI VIDA, A TRAVÉS DE SU BUENA, PERFECTA Y AGRADABLE VOLUNTAD, TAMBIÉN PUEDO ESTAR INFINITAMENTE AGRADECIDO Y SIEMPRE CONFIADO, ENTONCES PUEDO DECIR: ¡EN SU PRESENCIA! CONFÍO EN ÉL PARA QUE ME DIRIJA. TODO SE LO DEJO A DIOS.

ORACIÓN:

Padre Celestial, El HaNeeman, el Dios Fiel y Confiable (Deuteronomio 7:9). Soberano Jesús, Dios y Señor mío, baluarte de mi confianza eres Tú, pues sé que todo lo que Tú, el Dios Todopoderoso, dices y haces es 100% confiable, así que para mí eres completamente confiable. Es por eso por lo que hoy mi oración es un canto de alabanza en gratitud por todo lo que eres para mí y todo lo que has hecho, estás haciendo y harás por mí. Gracias mi amado y fiel Señor Jesús, por tu voluntad aplicada a mi vida, y la soberanía que has ejercido en ella para que yo pueda tomar mejores decisiones cada día. Mi amado Señor Jesús, te obedezco porque te amo y confío en tu plan para mi vida, y sé que Tú nunca me guiarás a un descarrío, es por eso por lo que puedo ¡En tu Presencia! Confiar para que me dirijas y dejarlo todo a tu voluntad. Gracias, mi Señor y Salvador Jesucristo, he orado en tu Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram