MADRES

MADRES

SALMO 113:9 A la mujer sin hijos le da una familia y la transforma en una madre feliz. ¡Alabado sea el Señor! (NTV)

La Madre es el ser que en su semejanza se acerca más a la imagen de Dios para sus hijos, como el Espíritu Santo, es quien nos cuida, nos protege, nos redarguye, nos dirige, nos reprende, nos da ejemplo y, en definitiva, nos ama incondicionalmente.

Por todo esto mi recomendación para hoy es:

PROVERBIOS 1:8,9 Hijo mío, escucha las correcciones de tu padre y no rechaces las enseñanzas de tu madre. Lo que aprendas de ellos adornará tu cabeza como una corona, tu cuello como un collar. (NBV)

Cierta vez preguntaron a una madre cuál era su hijo preferido, aquel que ella más amaba. Ella, dejando entrever una sonrisa, respondió:

  • “Nada es más voluble que un corazón de madre y, como madre, le respondo, el hijo dilecto, aquel a quien me dedico en cuerpo y alma:

Es mi hijo enfermo, hasta que sane.

El que partió, hasta que vuelva.

El que está cansado, hasta que descanse.

El que está con hambre, hasta que se alimente.

El que está con sed, hasta que beba.

El que está estudiando, hasta que aprenda.

El que está desnudo, hasta que se vista.

El que no trabaja, hasta que se emplee.

El que se enamora, hasta que se case.

El que se casa, hasta que conviva.

El que es padre, hasta que críe a sus hijos.

El que prometió, hasta que cumpla.

El que debe, hasta que pague.

El que llora, hasta que calle.

Y ya con el semblante bien distante de aquella sonrisa, completó:

El que ya me dejó, hasta que lo reencuentre.»

Una madre siempre ve en su hijo

la esperanza dormida que un día despertará, su fe siempre la sostiene

¡¡¡Madre es madre, aunque el hijo se olvide de ella!!!

CONFESIÓN DE FE: (De una Madre)

ES UNA GRAN BENDICIÓN DE DIOS SER MADRE, Y PARA CRIAR VERDADEROS HIJOS DE DIOS, DEBO PROTEGERLOS Y EDIFICAR UNA BASE FIRME DE SU FE, Y HACERLO CON LA DEBIDA DEDICACIÓN Y ESFUERZO, CON SEGURIDAD DE LA MANO DE DIOS, ¡LO VOY A LOGRAR!

ORACIÓN:

Padre Celestial, Elohim Kol Basar, Dios de toda carne (Jeremías 32:27). Dios Padre Bueno, Espíritu Santo, Tú que eres Madre y Padre de toda la humanidad, ayúdanos a entender que nuestra paternidad es una extensión de la tuya, que podamos verte a Ti como un Padre amoroso y comprensivo.  Ayúdanos a estar cercanos a nuestros hijos, a saberlos escuchar y sobre todo decirles las palabras justas que necesiten escuchar conforme a su edad y situación, para que ellos se conviertan a sí mismos en las personas que Tú quieres que sean.  Ayúdanos a entender a nuestros hijos, a amarlos como Tú los amas, enséñanos a conducirlos por el camino de la fe, la verdad, la justicia y el amor. Que nuestros hijos Señor, conozcan a tu amado Hijo Jesús, a través nuestro, y que, a través de Él, puedan crecer en sabiduría, y sobre todo hacerse hombres y mujeres de bien. Te lo pedimos por medio de tu Hijo Jesús, cúbrenos con tu manto y enséñanos a ser padres y madres conforme a tu corazón de Padre; he orado en su Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram