¡OREMOS MÁS!

¡OREMOS MÁS!

FILIPENSES 4:6,7 No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que Él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús. (NTV)

Algunos dicen que el tiempo de oración debe ser, por lo menos, tres horas al día; y si bien esa cantidad de tiempo parece imposible de alcanzar, en realidad, sí se puede lograr.

¡¡¡Para orar más no es necesario disponer de horas libres en el día,

sino de administrar bien el tiempo y distribuirlo entre

las actividades que requieren mayor atención!!!

🙏🏼 Si tienes la disposición para orar más este año y crecer en tu fe, ten en cuenta los siguientes consejos:

  1. Prepara una lista de oración.

La memoria es frágil, y a veces tenemos tantos motivos por los cuales agradecer y pedir, que olvidamos incluirlos todos. Para evitar este tipo de situaciones debemos tener una lista de oración. En ella podemos anotar los temas que queremos conversar con Dios; podremos ver cómo esa lista cambia con el tiempo. Yo recomiendo tener un diario de oración, “Mis conversaciones con Dios”, el cual es privado y requiere dedicación para escribir. Si la escritura no es una actividad que disfrutes, puedes tener una lista y no necesariamente un diario de oración. Lo importante es conversar con Dios a diario.

  • Separa un tiempo determinado para orar a solas. (Mateo 6:6)

Puedes orar en la iglesia o para bendecir los alimentos, pero siempre necesitas un tiempo privado para conversar con Dios. Entonces procura separar una hora específica para orar cada día. Si crees que no te alcanza el tiempo, prueba levantándote más temprano, orar al despertar te ayudará a comenzar el día con una perspectiva más clara, y además te servirá para pedir la guía de Dios en las decisiones que tomes en las horas siguientes.

  • Únete a un servicio o grupo de oración.

Puedes sentirte con mayor motivación si tienes compañeros que te inspiren en el camino. Por eso es una buena idea asistir a las reuniones de oración y también unirte a grupos dedicados a la oración ferviente. Orar con otras personas te servirá para que el apoyo sea mutuo y puedan crecer espiritualmente. Unirse a un grupo ampliará tu perspectiva de la vida cristiana y además te servirá para orar más.

  • Ora todo el tiempo. (Efesios 6:18)

La oración no requiere una posición o lugar específico. Piensa en el acto de orar como revisar tu celular, hazlo todo el tiempo. Cuando estés en el tráfico, haciendo limpieza, arreglándote, aseándote, ¡cualquier momento es bueno! Dios no pone barreras que nos impidan comunicarnos con Él. Podemos hablarle cada minuto de nuestro día, contarle nuestros pensamientos, deseos, emociones, etc. Con Él no es necesario ir a un lugar a orar, ya que es Omnipresente y puede respondernos donde quiera que estemos.

CONFESIÓN DE FE:

ESTOY PLENAMENTE CONVENCIDO DE QUE, SI HAGO QUE LA ORACIÓN SEA PARTE DE MI VIDA DIARIA, PRONTO VERE QUE LO RARO SERÁ NO HABLAR CON DIOS, PUES TODO ES CUESTIÓN DE PRÁCTICA, Y ESO INCLUYE LA ORACIÓN.

ORACIÓN:

Dios y Padre Nuestro, El Elyon, El Altísimo (Génesis 14:18). Mi amado Rey y Señor Jesús, el Libro de los libros, tu Sagrada Palabra, la Santa Biblia, me invita cada día a entrar en la sala de tu Trono y al depósito de las reservas celestiales a través de la oración; este es un gran y único privilegio, puedo llegar confiadamente ante tu presencia y llenar mi corazón con tu Gracia a través del maravilloso camino de la oración. Gracias por preparar ese camino para mí en este día y por siempre, Espíritu Santo pon en mí el deseo de orar más, hacer de la oración parte esencial de mi cotidianidad, yo me comprometo a poner la disciplina para hacerlo y sé que Tú, Padre Celestial, pondrás el deleite. Gracias, mi Señor y Salvador Jesucristo por tu ejemplo de perseverancia y constancia en la oración; he orado en tu Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram