¡QUERER, CREER Y LOGRAR!

¡QUERER, CREER Y LOGRAR!

SANTIAGO 1:22-25 No solo escuchen la palabra de Dios; tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos. Pues, si escuchas la Palabra, pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo; te ves a ti mismo, luego te alejas y te olvidas cómo eres. Pero si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia. (NTV)

Debemos saber lo que queremos, y creer que Dios nos ha dotado para lograrlo.

“Cuando leí el enunciado: ‘Usted tiene el poder potencial de ser lo que quiere ser…. si está dispuesto a pagar el precio’, que destacaba la contraportada de aquel primer libro de superación personal que cayó en mis manos, debo confesar que me produjo angustia, ansiedad y más preguntas:

¿Contaría yo con potencial? ¿Qué era eso? ¿Qué significaba pagar el precio?

Estaba yo parada justo en el punto en que el ser humano adolece de discernimiento, madurez y claridad de metas. En la etapa en que lo rosa se vuelve oscuro, y aún lo más viable parece imposible. El autor Samuel A. Cypert, inspirado en la filosofía de Clement Stone y Napoleón Hill, dos hombres de empresa y éxito, decía que para alcanzar el éxito requeriría de disciplina, una actitud mental positiva y, lo más importante, creer en uno mismo para lograr todo: posición económica, poder, felicidad y bienestar. Había llegado la hora de iniciar el ascenso de la montaña existencial, sólo tenía dos alternativas; quedarme como estaba o arriesgarme y atreverme a cambiar mi vida, mi manera de pensar y de hacer. Hoy por hoy le afirmo, ha valido la pena el esfuerzo”. (Anónimo)

“Porque con el corazón se cree”. (Romanos 10:9)

La mente sueña y anhela, pero es en el corazón donde se anida la fe, la confianza de haber sido dotado por Dios de talentos, habilidades y capacidad única para realizar aquello que arde en su interior y le impulsa. Nada se logra sin acción. “No ser solo oidores sino hacedores”. Poner manos a la obra: leer, escuchar, ver, asistir, hacer cambios, tirar lo tirable, dejar lo dejable y adquirir lo adquirible. “Proseguir a la meta sin mirar atrás”, no se conforme con pobres resultados. Dios no hizo al hombre en serie, lo hizo en serio. Una vez que vio concluida su obra dijo: “Es bueno”, es excelente, es extraordinario, es único, “se parece a mí”, y sonrió.

¡¡¡Afiance su pensamiento, líguelo a su corazón y ponga acción a sus sueños!!!

Al QUERER un mundo mejor, y CREER que está equipado para

LOGRAR efectivamente aquello para lo que fue predestinado por Dios

Estoy seguro de que levantará la cabeza y tomará las riendas de su vida, con la dirección de Dios, de manera determinada y segura como nunca lo había imaginado hacer.

En su mente y corazón existen logros que desea alcanzar, resultados que obtener, sueños que realizar ¡Adelante!

CONFESIÓN DE FE:

EL ÉXITO ES UN LLAMADO PARA TODOS, PORQUE CADA UNO DE NOSOTROS POR SER HIJOS DE DIOS Y CREADOS A SU IMAGEN Y SEMEJANZA, LLEVAMOS EN EL INTERIOR LA SEMILLA DEL ÉXITO ¡EL ÉXITO ES PARA MÍ!

ORACIÓN:

Dios Omnipotente, Adonai, Rey de reyes y Señor de señores (Apocalipsis 17:14). Mi amado Rey y Señor Jesucristo, Dios Todopoderoso que estás en los cielos, hoy clamo a Ti para que me ayudes a descubrir esas áreas que han permanecido dormidas dentro de mí. A romper las cadenas invisibles que atan mi corazón. A que brille la luz de la esperanza y despierte la fe en las habilidades que me has dado para alcanzar los planes que Tú has trazado para mí vida. A eliminar mis debilidades y erigir las fortalezas que me conduzcan al éxito. Gracias, mi amado Señor y Salvador Jesucristo por la fortaleza que me das para querer, creer y lograr lo que me has propuesto; he orado en tu Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram