TOLERAR

TOLERAR

2 CORINTIOS 11:20-23 Aguantan cuando alguien los esclaviza, les quita todo lo que tienen, se aprovecha de ustedes, toma control de todo y les da una bofetada. ¡Me da vergüenza decir que nosotros fuimos demasiado “débiles” para hacer lo mismo! Pero sea lo que sea de lo que ellos se atrevan a jactarse, otra vez hablo como un necio, yo también me atrevo a jactarme de lo mismo. ¿Son ellos hebreos? Yo también lo soy. ¿Son israelitas? También lo soy yo. ¿Son descendientes de Abraham? También yo. ¿Son siervos de Cristo? Sé que sueno como un loco, ¡pero yo lo he servido mucho más! He trabajado con más esfuerzo, me han encarcelado más seguido, fui azotado innumerables veces y enfrenté la muerte en repetidas ocasiones. (NTV)

El aprendizaje de la tolerancia es el camino hacia la convivencia. 

¡¡¡Saber convivir es saber tolerarnos y respetarnos!!!

No es fácil, ya que para ser tolerantes debemos acallar el egoísmo y el orgullo,

pero es mediante el ejercicio diario de la tolerancia como logramos

construir la hermandad y derribar los muros del odio y la injusticia

El origen lingüístico de la palabra “Tolerar” pertenece a la lengua del idioma latín “Tolerare”, proveniente de la voz indoeuropea “Tal”, cuya connotación es “Levantar” y que luego dará lugar al verbo latino “Tollere”, con su mismo significado que puede traducirse como “levantar o hacer fuerza hacia arriba”.

Entonces, practicar la Tolerancia es estar enfrente a uno de los desafíos más importantes que venimos a aprender los seres humanos en esta vida, por lo cual es importante que comprendamos su verdadero significado:

✘ Tolerar, no significa “aguantar”, ni tampoco “hacerse el de la vista gorda”, como decimos los latinos.

Se trata de comprender que la tolerancia implica “respeto” por uno mismo y por los demás. Tolerar las diferencias en sus maneras de pensar, de sentir y de comportamiento, permitirá que nunca se pierda la templanza, el dominio propio. Esto es justamente el significado de tolerar, es decir: levantar la fuerza que los demás puedan ejercer sobre ti, ejerciendo la “Ciencia de la Paz” (paciencia), que es aquel momento donde tú conservas la calma, en medio de las situaciones tumultuosas.

Hoy somos llamados a elevar nuestros niveles de tolerancia y a bajar los niveles de expectativa, de manera que podamos establecer un equilibrio, para mantenernos fuera de la frustración que pueda producir el esperar más de los demás de lo que nosotros podemos dar, soportar y sobre todo tolerar.

CONFESIÓN DE FE:

ELEVARÉ MIS NIVELES DE TOLERANCIA Y BAJARÉ LOS DE EXPECTATIVA, A LA VEZ, EJERCITARÉ LA CIENCIA DE LA PAZ, ES DECIR LA PACIENCIA, CON MIS SEMEJANTES, DE MANERA QUE PUEDA LEVANTAR LA PRESIÓN QUE EJERZAN SOBRE MÍ.

ORACIÓN:

Padre Celestial, Elohim Chasdi, Dios de mi Amabilidad (Salmo 51:18).  Mi amado Dios y Señor Jesucristo, sé que Tú, El Fuerte, eres Amable y trabajas para hacernos amables a tus seguidores, y la vida y sacrificio tuyo son el ejemplo supremo de la amabilidad de Dios Padre. Padre Santo, hoy quiero darte gracias, porque Tú nos diste a tu amado Hijo Jesucristo en rescate y para modelarnos un estilo de vida, pues en Él podemos encontrar muchos ejemplos de tolerancia, paciencia, respeto y comprensión. Por eso quiero darte infinitas gracias hoy y decirte que te amo con todo mi corazón. Gracias Señor Jesús por tu ejemplo y modelaje; he orado en tu Poderoso Nombre ¡Amén!

Follow by Email
Instagram